Eduardo Watson Aurich Advisory manager  Junio 2016
Cash management: El valor de la Caja
12 Ago 2016

Opinión:  Eduardo Watson Aurich, Advisory manager, Junio 2016

El cash management es un concepto poco conocido dentro de nuestro país. A pesar que el mayor problema que enfrentan las empresas es el manejo de su capital de trabajo, es muy común que dentro del planeamiento financiero de las empresas se proyecte el estado de resultados, obviando el flujo de caja. Sin embargo, la liquidez es la principal causa de quiebra de las empresas, por lo que resulta vital conocer, monitorear y proyectar los flujos de salidas y entradas de dinero a la empresa.

El tesorero debe estar en la capacidad de conocer el ciclo del negocio para, de esta manera, poder adelantarse a las posibles necesidades de financiamiento o buscar opciones de inversión de corto plazo que generen ingresos extra para la organización. En este sentido, el rol del tesorero, o la persona que asuma esta posición, debe de tener claro que adicionalmente a buscar eficiencias en el uso del capital de trabajo se debe de buscar ser proactivo en su manejo.

Las empresas suelen descuidar el manejo eficiente de inventario o el seguimiento de las cobranzas cuando la posición de caja es positiva y se observa un aumento en las ventas. Esto genera que los días promedio de conversión del dinero se alarguen y en momentos de estrés en los flujos es posible que se genere la quiebra del negocio. Por esta razón, es importante contar con una política de control y monitoreo al ciclo del negocio, y demostrar disciplina al momento de implementar esta misma.

El comprender el ciclo de conversión del dinero les permite a las empresas mejorar el manejo de la tesorería. El conocer el ciclo de conversión del dinero también permite generar confianza y mejorar la relación con sus fuentes de financiamiento sin tener la urgencia de conseguir capital de trabajo. Lo que a su vez facilita la búsqueda de soluciones para tratar de evitar problemas de liquidez en el negocio.

Una buena práctica que deben adoptar las empresas es tratar de realizar proyecciones de flujo caja a corto plazo que le permitan monitorear y adelantarse a las posibles necesidades de caja. De esta manera podrán buscar fuentes de financiamiento sin una necesidad inmediata que les limite el poder de negociación o les lleve a un endeudamiento más costoso para la compañía. El poder estimar posibles quiebres de caja que podría impedir el cumplimiento de obligaciones a futuro podría llevar a que la empresa busque opciones financieras como el factoring para adelantar la cobranza de ciertas facturas de esta manera no necesita tener fuentes de financiamiento más onerosas y que sean negociadas con una urgencia poniendo a la empresa en desventaja frente a las fuentes de financiamiento. Otro beneficio en el manejo de las cuentas por cobrar es que al conocer a mayor profundidad el negocio y sus posibles necesidades de caja le permite establecer políticas de ventas que no generen estrés al negocio en cuanto a su cumplimiento de pagos.

Asimismo, por el lado del manejo del manejo de cuentas por pagar la empresa puede negociar con una entidad financiera una línea de confirming que le permita ampliar el tiempo promedio pagos negociando con sus proveedores mayores periodos de pago. En caso la empresa no pudiera acceder a estos instrumentos, el beneficio de conocer el flujo de caja proyectado le permite optimizar los recursos de la empresa de manera eficiente, eligiendo en caso de estrés una planificación de pagos que busque minimizar el impacto de la empresa. Esto le permitirá a la empresa priorizar pagos de obligaciones que presenten intereses más onerosos.

El rol del tesorero también debe implicar conocer los productos que le ofrecen los bancos para poder manejar el capital de trabajo, razón por la cual debe tener una relación estrecha con el sectorista a cargo de su cuenta. Esta relación debe ser fluida y no solamente en momentos de dificultad, se debe de buscar también que el mismo banco comprenda el negocio y los riesgos asociados. Esto también generara que en momentos coyunturales, ya sea por estacionalidad o algún problema del mercado, se pueda llevar a cabo una negociación más accesible para el manejo de las líneas de crédito.

El área de tesorería también debe de buscar herramientas para rentabilizar los excedentes de caja con los que cuenta la compañía. En este sentido también se debe de tener como aliado a los bancos ya que se pueden negociar que las cuentas sean remuneradas con el fin de obtener un interés por el floating de la caja. Es importante también mencionar que las inversiones para rentabilizar en el corto plazo la posición de caja no deben de estar expuestas a riesgo y deben de priorizar el cumplimiento de las obligaciones de la compañía.

En conclusión, el concepto de cash management no se encuentra interiorizado en la mente de los empresarios. El manejo reactivo de la tesorería suele ser una práctica común en las empresas debido a la priorización de las ventas o utilidad contable; sin embargo, no debe descuidarse el manejo de la caja, ya que no solamente puede generar beneficios en términos de utilidad sino que es una gestión básica para el desempeño y sobrevivencia de la compañía.

– fin –

Para mayor información contacte a:

E marketing@pe.gt.com