La depreciación cuestionada por SUNAT … otra vez?
La depreciación cuestionada por SUNAT … otra vez?
12 Ago 2016

Carlos Chirinos Sota, Tax & legal manager, 01 de marzo del 2016

Como se recordará, mediante el Decreto Legislativo No. 1112, vigente a partir del 1° de enero de 2013 (en adelante, el Decreto) se estableció que en las enajenaciones de bienes, el costo debiera estar debidamente sustentado mediante comprobantes de pago. Hasta el ejercicio 2012, el Tribunal Fiscal había indicado que en la transferencia de bienes, al no existir una norma que exija el sustento del costo con una factura, SUNAT no podía cuestionarlo.

Ciertamente, con la modificación introducida por el Decreto, a partir del ejercicio 2013, si una empresa vende, por ejemplo, productos terminados o simplemente maquinarias obsoletas, es claro que la SUNAT ahora sí puede exigir la factura – como lo ha venido haciendo - que sustente los costos incluidos o el costo de adquisición, respectivamente, y ante su ausencia, cuestionar el costo y desconocerlo. Hasta aquí el cambio ha estado centrado exclusivamente en el costo de venta en la enajenación de bienes.

No obstante lo anterior, la SUNAT ahora interpreta que la modificación efectuada por el Decreto posibilita cuestionar el gasto por depreciación si la empresa no sustenta el costo de adquisición con la factura respectiva. Este criterio ha sido establecido recientemente por el Informe N° 017-016-SUNAT.

Sobre el particular, debemos precisar algunos comentarios:

  • si se revisa la exposición de motivos del Decreto, es evidente que la intención del legislador ha sido otorgar un trato específico para el sustento del costo en la venta de bienes y en ningún caso ha pretendido modificar las reglas para sustentar los gastos normales en el contexto del negocio de la empresa (como la depreciación), 
  • el Tribunal Fiscal en reiteradas oportunidades ha considerado que la depreciación constituye un gasto que no puede ser cuestionado ante la falta de una factura (por ejemplo, la RTF N° 673-3-2011), en la medida que la empresa sustente por otros medios el cargo por depreciación,
  • la exigencia de la factura por el Decreto ha sido incluida en la Ley del Impuesto a la Renta en el capítulo referido a la renta bruta, que en el caso de venta de bienes, se refiere a la diferencia entre el ingreso y el costo; mientras que el sustento de la depreciación tiene sus propias reglas a través del capítulo de la renta neta, pues constituye en puridad un gasto normal para el negocio.

En este contexto, la SUNAT podrá desconocer la depreciación de los bienes que las empresas usan en el curso normal del negocio sin mayor argumento que la simple ausencia de una factura, aun cuando podamos acreditar su base de cálculo mediante contratos, transferencias bancarias, cheques o tarjeta de propiedad, entre otros.

Es así que tendremos que estar preparados pues las sumas involucradas en estas observaciones podrían llegar a ser importantes.

Para mayor información contacte a:

E marketing@pe.gt.com